Estrategia política y juego sucio.

Mucho tiempo antes de la elecciones generales de 2011, el PP vino anunciando lo absurdo que resultaba subir impuestos. Mariano Rajoy comentaba, en el ya lejano 2009, con su particular estilo: “yo quiero decir una cosa, y con meridiana claridad para que se me entienda: esto es un disparate [subida de algunos impuestos, como gasolina y tabaco]. En una situación de crisis donde todo el mundo lo está pasando mal, donde todo el mundo tiene dificultades, donde mucha gente ve como no le paga ni la propia administración, es un disparate quitarle recursos a los particulares y subir los impuestos; y eso va contra el empleo, eso va contra el bienestar y eso va contra la riqueza y desde luego este partido se opondrá a cualquier nueva subida de impuestos que demagógicamente plantee el gobierno de España”. Y ampliaba que “es el sablazo que el mal gobernante le pega a todos sus compatriotas que ya están muy castigados por la crisis”. Arenas añadía a finales de 2010 que “cuando nosotros gobernamos: más inversiones, garantía de pensiones y menos impuestos y eso significa empleo. Cuando gobiernan ellos [PSOE]: menos inversiones, recortes sociales y más impuestos y eso significa paro. Esa es la diferencia entre una política y otra política”.

Pero Sáenz de Santamaría, un mes después de haber ganado el PP las elecciones generales, declaraba que “este gobierno se ve obligado a una subida temporal de determinados impuestos que se cifra en los principios de justicia y equidad […]. En primer lugar en el impuesto sobre la renta de las personas físicas. Se establece un gravamen complementario, podríamos llamarlo un recargo complementario temporal de solidaridad en las rentas de trabajo y muy especialmente en las rentas de capital”. Podríamos decir que casi suena poético, pero la verdad es que resulta difícil tejer un mejor disfraz para anunciar una subida de impuestos de la que tu partido lleva dos años desmarcándose como si fuera la peste. Chapeau!

Hay que destacar que esta práctica no es, ni mucho menos, exclusiva de PP o CiU, antes al contrario. Aparecen citados estos ejemplos por ser de los más recientes y por el hecho de que citar a todos los políticos que han declarado de manera similar sería tan fatigoso como interminable. Con lo cual, ésta es una crítica directa a todo político y a todo partido que se haya servido de las malas artes con el fin de criticar al oponente, de obtener beneficios electorales y de sacudirse las responsabilidades políticas acusando a terceros. ¿El desencanto de los ciudadanos respecto a su clase política se debe a situaciones como la que acabamos de describir? Seguramente, sí. Pero cuidado, la culpa es de ellos en cuanto al uso de este tipo de estratagemas, pero más culpables somos nosotros por seguir dándoles nuestro apoyo y ser incapaces de emitir críticas contra los nuestros.

Artur Mas anunció el martes 15 de mayo el tercer plan de ajuste presentado por la Generalitat de Catalunya con el objetivo de ahorrar 1.500 millones de euros. Los ciudadanos, al final, nos acabamos perdiendo un poco con tantos planes de ajuste, la poca concreción de éstos, tanta grandilocuencia y las cifras mareantes que se manejan. Además, todos tienen la habilidad (y la cara dura) de echar la culpa de sus medidas a los gobiernos anteriores, a Merkel, al Banco Central Europeo y a Los Soprano. Quizás este tipo de discurso está incluido en ‘El manual del buen político’ y sea de lo primero que aprenden.

El caso es que el presidente del ejecutivo catalán se acogió a esta fórmula para presentar un nuevo programa de recortes (plan de ajuste, le llaman ellos): “impulsats pels errors dels altres, ens veiem obligats…”. De este modo presentaba Artur Mas, junto al conseller d’Economia Andreu Mas-Colell, las nuevas medidas adoptadas que tienen como objetivo reducir el déficit y moderar el gasto.

Pero uno de los problemas de la propuesta, que consta de seis puntos básicos, es la poca concreción que ofrece. De hecho, únicamente en el caso del recorte en los sueldos de los funcionarios especificaron tanto las cifras como los períodos de aplicación: un 3% en junio y un 2% en septiembre, lo que suma una reducción salarial del 5%. Pero en el resto de medidas se nombran los ámbitos de actuación, aunque sin puntualizar cuándo y cuánto se recortará, como por ejemplo la reducción de transferencias a empresas públicas, la ralentización de algunas inversiones en marcha, la venta de patrimonio público o la introducción de una “matrícula modesta” en la Formación Profesional de grado superior.

Con esta formulación tan abstracta como poco transparente, el Govern establece un abanico de actuación tan amplio que, de hecho, se podían haber ahorrado la rueda de prensa, puesto que no proponen nada nuevo, ya que gravan con más impuestos y menos inversión a la empresa pública y a los servicios básicos y no establecen cifras concretas, con lo que se reservan el derecho de hacer y deshacer a su antojo. Mas puede tener dos motivos para decirlo de este modo: o no tiene claro en que parte del sector público llevará a cabo los recortes (o ajustes) ni en cuanto se cifrarán, o bien los tiene tan claros que intuye la reacción pública que puede causar su anuncio.

Al día siguiente de la rueda de prensa, Artur Mas acudió a la televisión privada del grupo Godó, 8tv, para ser entrevistado por Josep Cuní. De este modo, surgió la esperanza de que el president aclarara algo más sobre lo expuesto el día anterior, sobre todo confiando en las preguntas que le pudiera plantear el respetado periodista catalán. Pero la entrevista resultó ser igual de prescindible que las declaraciones del día antes, ya que Mas no aclaró ni amplió nada sobre los nuevos ajustes, por el simple y único hecho de que no fue preguntado por ello. La entrevista debería haber ido dirigida, casi exclusivamente, a preguntar al jefe del ejecutivo catalán por la nuevas medidas (repetimos, presentadas 24 horas antes), el porqué de la poca concreción, el porqué de gravar aún más los sectores públicos o el porqué se contradice al decir que se debe combinar austeridad con inversión y, por el contrario, las seis medidas están enfocadas hacia el recorte.

Mas llevó la conversación a su terreno y pudo hablar a sus anchas sobre la situación de otros países europeos, de Merkel y especialmente del tema estrella, el pacto fiscal. La entrevista se perdió en los parajes de la propaganda (“amb el pacte fiscal no farien falta tantes retalladles”), así que poca cosa más se pudo extraer de ella.

Quiero constatar de nuevo, aún a riesgo de ser repetitivo, que no se trata de hacer una crítica a un partido determinado, ni a su ideología y aún menos a sus votantes, sino de criticar el juego político que se ha establecido en España. Un juego poco o nada transparente en el que los políticos pueden prometer cualquier cosa en campaña electoral para acabar haciendo lo contrario una vez acceden al poder, pueden omitir datos e información según les convenga y hacer uso de todo tipo de tácticas con tal de desacreditar al oponente y ganar electorado.

Es una crítica directa y una demanda a todos los políticos del país, pero, especialmente, es una crítica también al conjunto de la población por no rechazar de manera activa estos comportamientos y por no ser capaces de señalar o cuestionar determinadas actuaciones de nuestro partido político. Y es que somos tremendamente incapaces de criticar a nuestro partido, como si tuviéramos que serle totalmente fieles y el hecho de emitir críticas debilitara a nuestra propia formación y supusiera un descrédito para nuestros políticos. Al contrario, por ser los nuestros deberíamos de exigirles más verdad y menos demagogia que a los demás y saber que una buena crítica no debilita sino que fortalece.

Artur Mas destacó que debemos “renyar menys als demés i més cumplir amb els deures propis”. Todos deberíamos actuar así, incluido él.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s